Estás en una versión antigua de Revista Vision. Las noticias más recientes (desde el 16 DE MARZO DE 2016) se encuentran en: Revista Vision. Si lo que buscas es anterior a esa fecha, sigue navegando en esta versión. Disculpen las molestias.

 

teatro_no_pagan

Los que aman el teatro y no pagan

teatro_no_pagan

Hay un acertado dicho que se comenta a menudo y dice:’el camino es muy largo, arrieritos somos’ o simplificado, ‘la vida es muy larga’. Larga es y si a menudo te tropiezas con indeseables, pues no es que se haga larga, se hace tortuosa.

Este comentario viene a que hace un tiempo oí por ahí:”…es que fulanito, ama el teatro por que ha construido un teatrito muy cuco y muy mono, y jo, mantenerlo le supone un esfuerzo enorme, bla, bla, bla”. Ese comentario describe a un tipo personas (antes conocidos como empresarios teatrales, ahora sinvergüenzas) que amparándose en la crisis, deciden, porque sí, no pagar a sus proveedores ocultando mediante (en este caso) la fachada de su teatrito, la frustración de no poder ser actor, o autor, o director, o igual no saben lo que quieren ser.

De estas personas, ya lo sabemos, hay en todas partes, pero siempre aparecen de otros sectores, pensando en el teatro como negocio a corto plazo, personas dispuestas a expoliar y arrebatar los pocos ingresos que los demás intentamos ganarnos honrosamente con trabajo y esfuerzo.

Se auto proclaman productores, forman compañías, los demás les consiguen bolos llegando a actuar en la Gran Vía Madrileña, y ellos ,sonrientes frotándose las manos, se quedan todo el dinero para sus caprichos ,mal pagando a sus actores, no pagando la distribución, a otras compañías, la comunicación, entidades de gestión, mintiendo a revistas del sector diciendo que tienen más del doble de butacas de las que realmente tienen para figurar como teatro y no como sala alternativa y abriendo de prisa y corriendo nuevos negocios en otros sectores para volver a engañar a más personas.

Lo peor, es que pueden arruinar la imagen de los que están con ellos, y que el resto pensemos que son como estos aprovechados: “Dime con quien andas…”

Señoritos de provincias, no digan que aman el teatro, porque lo que hacen es destruir un bonito, complejo e incomprendido arte cultural. No por estar en Madrid, son anónimos, que como dice otro dicho:”el mundo es un pañuelo”. No tenéis ni idea.

Váyanse ya, no se arruinen más, no molesten, dedíquense a la hostelería, estábamos muy bien hace un par años sin que abrieran su teatrito, déjennos construir un buen tejido empresarial y cultural para que sea honroso trabajar tanto a los actores como al resto de empresas relacionadas con la cultura teatral.

Octavio Lasheras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *